Blog

Hablemos del perdón

Hablemos del perdón

Hablemos del perdón

“Cuando perdonamos estamos condonando la deuda, declarando que estamos a paz y salvo quedando libres para amar y ser amados.”

Dicen que pecar es humano y perdonar es divino. Esta creencia, bien intencionada, por cierto, nos aleja del perdón, poniéndolo en el nivel Divino, más allá de lo humano inalcanzable. Con creencias como esta aplicadas a nivel individual y colectivo nos alejamos de nuestro Ser real, nuestro diseño original, la intensión real de la creación en cada uno de nosotros.

Perdonar es fácil, es sencillamente hacerlo, es una decisión que se toma cuando te das cuenta del beneficio que te reporta. Cuando perdonas, eres tú el que se libera, el que suma energía.

Yo creo que a medida que crecemos en el amor, el perdón se hace cada vez menos necesario, de tal manera que cuando logramos vivir plenamente el amor verdadero no necesitamos el perdón, simplemente amamos.

Entonces el perdón es desde mi punto de vista como un medicamento, necesario cuando estamos enfermos de nuestro órgano emocional amor. Si tienes dolor de cabeza seguramente tomarás un analgésico, si estás sano, libre de dolor y malestar, no tomarás un analgésico.

El perdón es el medicamento que nos libra de la energía destructiva de los sentimientos que bloquean la expresión natural del Amor, estos son; resentimiento, rencor, agresividad, soledad, celos, rivalidad, venganza, agresividad entre otros.

El perdón nos libera del dolor generado por la química celular destructiva de estos sentimientos que bloquean el amor, ellos, generan la emisión a nuestro torrente sanguíneo de hormonas y neurotransmisores en dosis nocivas que se expresan en un estado interno de malestar, que prolongado en el tiempo, sin resolución, genera sufrimiento y enfermedad.

Entonces es una excelente inversión energética el acto de perdonar, perdonar te pone bien, te conectas con el amor que es bienestar y salud, sientes la libertad de ser quien eres y te das cuenta del poder de tu responsabilidad.perdon-1

Cuando perdonas sanas tu pasado,” Me pasó a mi y ya pasó, hoy aquí y ahora, puedo reconciliarme con el pasado perdono y me perdono”

Perdonar es desprenderse del incidente soltarnos, dejarlo atrás y conectar el amor desde el propio corazón.

Pasos para perdonar:

Primero: Asumo mi responsabilidad, yo atraje esta persona y esta situación a mi vida, identifico mis sentimientos de malestar que me alejan de la mi seguridad, mi amor y mi alegría.

Segundo: Renuncio al deseo de desquitarme o de que el otro pague por lo que me hizo o al deseo de que “se haga justicia”.

Cuando estamos adictos al malestar, con las personas que amamos nos negamos a renunciar a la factura de cobro, sabemos que de esa manera retenemos, amarramos a esa persona y así creemos que “no nos puede abandonar”.

Cuando perdonamos estamos condonando la deuda, declarando que estamos a paz y salvo quedando libres para amar y ser amados.

Tercero: Me perdono a mi misma por haber aceptado la invitación a recrear la escena de la infancia con el consiguiente malestar, reconozco que allá y entonces cuando aprendí y decidí este modelo inadecuado de vivir y relacionarme era una niña y no tenia la información que tengo ahora. Entonces definitivamente, me perdono, me declaro a paz y salvo conmigo misma y la vida.

Cuarto: Perdono a la persona que en el presente me ha invitado a recrear la escena de mi infancia y el malestar y con ella perdono a mis padres del pasado, perdono a mi familia y a mi ambiente de allá y entonces.

Perdono y me reconcilio en el presente con mi pasado para permitir que mi futuro despegue.

Quinto: Renuncio a crear las mismas o parecidas circunstancias en mi vida. Mi propósito es crecer en salud,  libertad,conocimiento, felicidad y belleza y estoy atenta a realizar mis riquezas.

¿Qué puedo hacer para obtener un resultado diferente? Escuchar, ver y sentir otras alternativas para obtener el resultado que real y conscientemente deseo.

Amor, permanencia en el propósito de crecer y confianza en mi naturaleza humana: “Soy el que soy, puedo hacer lo mío, lo hago a mi manera, aprendo de las maneras de otros y triunfo”. Soy imagen y semejante a mi creador y puedo responder por su diseño original en mí.

Y por último, Jesucristo vino a traernos el perdón, a liberarnos del pecado, a retornarnos el amor y algunos no hemos recibido totalmente ese regalo.

Imagina lo que es tu vida libre de las creencias que en tu mundo interno, recrean el pecado, la culpa, el castigo y el perdón.

Martú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#FILBo2019 #ResponsabilidadEmocional El Libro Responsabilidad emocional escrito por nuestra Maestra está en la FIL… https://t.co/i7cPryqGSy
La semana pasada recibí los primeros ejemplares de mi primer libro. Estoy feliz y agradecida. Martú https://t.co/4AfSHRJdvH
#DelPapaAprendi Todos, al final, de un modo u otro, también somos víctimas, inocentes o culpables, pero todos víctimas.
#YaVengoVoyPorMi Decide por ti, aprende a conocerte y a amarte con todo lo que eres. Iniciamos en Bogota el 16 de… https://t.co/EpgXZi0fVW
#YaVengoVoyPorMi Una oportunidad para las personas inteligentes que saben que el autoconocimiento es el fundamento… https://t.co/BA9LJQDI2O
#PromotoresdeBienestarYFelicidad #YaVengoVoyPorMi Nuestra alianza en Bogotá. Evoluciona https://t.co/FshR9snoVq
#PromotoresDeBienestarYFelicidad #YaVengoVoyPorMi Hazte cargo de tu vida y de tus resultados. Nadie puede hacerlo por ti.
#YaVengoVoyPorMi Una oportunidad para las personas inteligentes que saben que el autoconocimiento es el fundamento… https://t.co/d1rrXLb1w9
#MadreNoHaySinoUna https://t.co/7AnQyznQBm
PROMOTORES DE BIENESTAR Y FELICIDAD - MARTÚ: https://t.co/6cBcazyg4A vía @YouTube