Martú

Creciendo juntos, Padres e hijos

Creciendo juntos, Padres e hijos

Creciendo juntos, Padres e hijos

 

Un padre o madre es un ser humano que apoya a otros y a sí mismo para crecer. Cuida, apoya y guía a sí mismo y a los demás hacia la autonomía y felicidad personal. Provee los permisos esenciales al crecimiento y al bienestar. Facilita y acoge las emociones propias, las de sus hijos y otros miembros de su familia. Actúa para poner límites protegiendo al individuo y el interés del grupo. Ordena para proteger.

Cada una de esas funciones del padre requiere entrenamiento, es necesario que los padres nos ocupemos de crecer, sí crecer, convertirnos en nuestro propio padre y madre para habilitarnos como padres y ayudar a nuestros hijos a crecer.

 

El proceso de crecer en si mismo reporta crisis naturales, si tienes un niño de dos años, estás viviendo la crisis de la autonomía; si tienes un adolescente entre 10 y 15 años estarás viviendo la crisis de la identidad, cada etapa de la vida exige de ellos y de nosotros: resolver, soltar hábitos, conductas, personas y cosas.

 

 

 

Es importante conocer las crisis naturales de crecimiento para acompañar a nuestros hijos a vivirlas. Esta tarea requiere de nuestra parte propósito, atención y disciplina.

 

 

Al lado de tu hijo, reviviendo tu propia infancia, al mismo tiempo que cuidas, guías y proteges, tienes la oportunidad de crecer como padre, de resolver tus propios conflictos con tus padres y sanar tus heridas si las tienes. Es una oportunidad que no todos los padres aprovechamos. Ignorantes del proceso, más bien, nos sumimos en nuestros propios conflictos inconscientes, expresando en nuestra relación con los hijos el resentimiento hacia nuestros padres y hacia el hijo que fuimos, acrecentando el malestar inconsciente y automáticamente.

 

 

Ya es poco fácil para un muchacho enfrentar las crisis de su crecimiento, los padres cuando nos ponemos temerosos y desconfiamos del poder de nuestros muchachos para enfrentar la vida aumentamos sus dificultades, también lo hacen algunos sectores de la sociedad que se aprovechan de la vulnerabilidad del adolescente, incluso otros adolescentes.

 

 

¿Sabías que tu hijo te necesita en la adolescencia para diferenciarse de ti? Así reafirma su identidad. Entonces hazte su aliado confía en él, califica sus dones, acaricia su individualidad y ponle límites razonables dejándole claro que lo cuidas porque lo amas. También es importante que te responsabilices de tus propios sentimientos diciendo “a mí me da miedo que salgas con esos amigos” “a mí me da rabia que me hables en ese tono”, recuérdale que lo quieres y confías en él como puedes confiar en ti. Y recuerda tu hijo adolescente siempre tiene la opción de no obedecerte, cuando así se comporta está informando que ya es capaz de asumir las consecuencias de sus actos.

 

 

El asunto es que como padres nos corresponde creer en el buen poder que poseemos, si nos sentimos seguros de amar a nuestros hijos como a nosotros mismos, no tenemos nada que temer, estamos seguros de poder cuidar y acompañar respetando la individualidad del muchacho y confiando en su criterio personal naciente, así el adolescente estará más tranquilo en su proceso pues sentirá que aunque somos diferentes y a veces nos equivocamos, somos aliados, somos sus padres.

 

 

Como decía mi maestro de vida: “El padre amoroso ordena y protege; el niño sano obedece o no obedece y crece” Para el niño que se siente amado y protegido obedecer es un placer.

 

Soy una convencida de que la única regla para funcionar bien como padres es “Confía en tu hijo, amalo y disfrútalo”.

 

Toda crisis tiene su fin, toda crisis natural está diseñada para ser resuelta. Si confías, pones límites razonables y antepones tu amor a tu resentimiento y tus temores, estarás viendo resultados para tu bienestar y el de tus hijos.

 

¿Realmente estas siendo un padre para tu hijo? Cuando quieres que crezca rápido, cuando quieres que se quede niño, cuando te pones en el lugar de su mejor amigo, cuando peleas con él como si fueras otro niño o adolescente, cuando te conviertes en su verdugo o su juez, o en su salvador incondicional y sacrificado; estás dejando a tu hijo sin padre.

 

 

 

 

 

Como dijo la renombrada psiquiatra experta en terapia familiar, Virginia Satir, “No necesitamos órdenes, necesitamos guía” un muchacho necesita la seguridad, el conocimiento y la competencia de un padre para apoyarse en él y crecer. Los niños y los adolescentes necesitan padres.

 

Este es mi mensaje para este mes, lo más valioso de la humanidad son los niños, es nuestra responsabilidad cuidar de ellos, amarlos y apoyarlos para crecer.

 

 

Posted in Martú

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

#FILBo2019 #ResponsabilidadEmocional El Libro Responsabilidad emocional escrito por nuestra Maestra está en la FIL… https://t.co/i7cPryqGSy
La semana pasada recibí los primeros ejemplares de mi primer libro. Estoy feliz y agradecida. Martú https://t.co/4AfSHRJdvH
#DelPapaAprendi Todos, al final, de un modo u otro, también somos víctimas, inocentes o culpables, pero todos víctimas.
#YaVengoVoyPorMi Decide por ti, aprende a conocerte y a amarte con todo lo que eres. Iniciamos en Bogota el 16 de… https://t.co/EpgXZi0fVW
#YaVengoVoyPorMi Una oportunidad para las personas inteligentes que saben que el autoconocimiento es el fundamento… https://t.co/BA9LJQDI2O
#PromotoresdeBienestarYFelicidad #YaVengoVoyPorMi Nuestra alianza en Bogotá. Evoluciona https://t.co/FshR9snoVq
#PromotoresDeBienestarYFelicidad #YaVengoVoyPorMi Hazte cargo de tu vida y de tus resultados. Nadie puede hacerlo por ti.
#YaVengoVoyPorMi Una oportunidad para las personas inteligentes que saben que el autoconocimiento es el fundamento… https://t.co/d1rrXLb1w9
#MadreNoHaySinoUna https://t.co/7AnQyznQBm
PROMOTORES DE BIENESTAR Y FELICIDAD - MARTÚ: https://t.co/6cBcazyg4A vía @YouTube